Aprender + Jugar = Divertirse

Por ello, en nuestros espacios, dónde se les presta especial atención a su bienestar, el visitante encontrará muchos estímulos a su atención y distintos niveles de aprendizaje sobre el reino animal de manera lúdica y divertida.

El juego en un contexto adecuado es de gran importancia al promover las habilidades socio-emocionales y permite más autocontrol emocional. Además, permite pasar de la pasividad a la actividad, es decir, que a través del juego, las personas aprenden haciendo y crean su propio aprendizaje.

Si nos fijamos en el momento en que los niños son más felices, se produce cuando están jugando, por tanto, no es de extrañar la relación positiva entre el juego y el aprendizaje, sobre todo en la primera infancia.

A pesar de que los educadores siempre han considerado importante el juego en las clases, las crecidas demandas por la responsabilidad del docente y los resultados medibles están empujando el juego a la periferia del aula escolar.

Lo mismo pasa en las familias. Muchos son los padres que no dedican tiempo a jugar con sus hijos o que prefieren apartar o limitar el juego con el afán de protegerlos de todo sin saber que el juego activo e imaginativo, con su rudeza y caídas, facilita el desarrollo sensomotor y físico del niño, es una forma natural de prevenir la obesidad y que los recreos también contribuyen a lograr un mejor rendimiento académico de los niños.

El juego entre padres e hijos es de gran importancia porque de esta forma, los niños crecen más felices, imaginativos y tolerantes. Además, el tiempo de juego  promueve las habilidades socio-emocionales y permite más autocontrol emocional.

Según la investigación publicada en la revista “The importance of Being Playful” Educational Leadership en 2003, se demostró que los niños que se encontraban en aulas que apoyaban el juego, no sólo dominaron las destrezas y conceptos de lecto-escritura a un modo más alto sino que también desarrollaron mejores destrezas sociales y de lenguaje, y aprendieron cómo regular sus comportamientos físicos y cognitivos.

Desde DiverFauna, defendemos que no sólo desde la escuela, sino también desde casa y desde la propia inquietud personal, se debe fomentar la diversión educativa, y sobre todo la participación de los padres en el juego, por ello nuestros eventos están diseñados con un marcado carácter pedagógico y de aprendizaje multinivel ofreciendo distintos grados de conocimiento sobre el reino animal que le reportaran un aprendizaje lúdico y significativo.

 

Deja un comentario